Lámina 14 de 16

Satélites naturales y artificiales

Satélites naturales

Características

Son cuerpos que giran alrededor de otro astro, generalmente alrededor de los planetas. Su trayectoria no puede ser modificada.

Son sólidos, unos son brillantes, otros opacos y algunos son de gran tamaño.

Los planetas poseen distinta cantidad de satélites, que se mantienen unidos por fuerzas de gravedad recíprocas. Casi todos los planetas del Sistema Solar tienen al menos un satélite, a excepción de Mercurio y Venus.

Existen varias teorías sobre el origen. Algunos astrónomos señalan que se formaron junto a los planetas. Otros que son son cuerpos capturados por la gravedad o que han evolucionado junto al planeta.

Composición y estructura

La composición de los satélites es incierta, se cree que algunos de ellos están formados de rocas y hielo.

La Luna, el único satélite natural de la Tierra, está compuesto de helio, argón, sodio y potasio.

La estructura interna de la Luna es parecida a la de la Tierra, pero la externa es rocosa, según información proporcionada por el Apolo 11.

Movimientos

Los satélites describen trayectorias alrededor del planeta que se mueven. Algunos giran en dirección opuesta a la rotación de los planetas.

Otros datos

En la actualidad se conocen más de 160 satélites naturales que pertenecen al Sistema Solar.

Muchos nombres de satélites, o lunas, provienen de la mitología griega, romana o de personajes de obras literarias.

Gamínedes es el nombre del satélite más grande del Sistema Solar, gira alrededor de Júpiter.

Satélites artificiales

Características

Son vehículos espaciales colocados alrededor de la órbita de la Tierra o de otros astros. Son construidos por el hombre y su trayectoria puede ser modificada.

Están provistos de aparatos apropiados que se encargan de obtener información y transmitirla a la Tierra.

Los satélites pueden tener distintos usos, entre ellos: la comunicación, navegación, asuntos militares, meteorológicos, de estudio, biosatélites, de reconocimiento y de observación terrestre.

Composición y estructura

Los satélites artificiales alimentan su energía de células solares o generadores nucleares enviados al espacio por cohetes llamados “lanzadores”. Están provistos de radiorreceptores, cámaras, circuitos electrónicos y radares.

Movimientos

Describen órbitas alrededor de cometas, asteroides, planetas, y el Sol.

Dependiendo del tipo de órbita que realicen en la Tierra, pueden ser: de órbita baja, polar, geoestacionaria o elíptica.

Otros datos

El primer satélite artificial fue el Sputnik 1, lanzado el 4 de octubre de 1,957 por la Unión Soviética. Medía 58 cm de diámetro y estaba provisto de antenas. Al entrar a la atmósfera de la Tierra se desintegró.

El primer satélites artificial tripulado fue el Sputnik 2, que llevaba a la perra Layka.

En 1,960 se lanzó el primer satélite de comunicación Echo 1.

Material para imprimir

Satélites naturales y artificialesthumb_W285Satélites naturales y artificialesthumb_W285

Publicado el 08 de Agosto del 2010