Angelina Acuña de Castañeda

María Angelina Acuña Sagastume de Castañeda nació en el departamento de Jutiapa en 1905. Sus padres fueron Francisco Acuña y Adela Sagastume de Acuña.

Se graduó de maestra de educación primaria y de bachiller en ciencias y letras en el Instituto Central para Señoritas Belén, en la Ciudad de Guatemala.

Por varios años trabajó en la docencia en institutos como Belén, INCA y América para varones. También impartió cátedras en la Universidad Popular y en el Florida Southern Collage de Lakeland, Florida en Estados Unidos.

Fundó y dirigió por varios años las revistas literarias Reflejos y Espiral, y ha colaborado en diarios y revistas nacionales y extranjeros.

Durante su trayectoria recibió varios premios, distinciones y menciones honoríficas, entre los más notables se pueden mencionar: primer premio en los Juegos Florales de Quetzaltenango (1936 y 1957), título de Mujer de las Américas, en Nueva York, Estados Unidos (1960), la Orden del Quetzal en el grado de Gran Oficial (1960), Emeritissimum por la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala, la Orden Francisco Marroquín (1974), entre otras.

De su producción literaria se pueden mencionar: La Gavilla de Ruth (1941), Fiesta de Luciérnagas (1953), El llamado de la Cumbre (1960), Loanza Lírica (1981), Elogio del Soneto (1999), entre otros.  

A sus 90 años la declararon hija ilustre de Jutiapa. Además varias escuelas, aulas, bibliotecas y promociones de graduandos llevan su nombre.

Falleció en el 2006 a sus 101 años.

Características de su obra

Angelina Acuña heredó de sus padres el amor a la poesía. Creció con el conocimiento que el amor es el fundamento de la vida y de la poesía. Desde pequeña, su madre le leía poesía clásica y pasajes de la Biblia.

En el poemario La Gavilla de Ruth, Angelina Acuña presenta el poema a Guatemala en el cual describe con un lenguaje estilístico los accidentes geográficos, la naturaleza, la historia, los símbolos patrios, tradiciones y costumbres de su país natal.

Al leerlo se puede percibir la sensibilidad poética de la autora y el canto de júbilo a la patria. Es un poema que hace que el lector guatemalteco reflexione el amor a su patria y el extranjero obtenga admiración a Guatemala.

Con este poema, Angelina ganó la medalla de oro en los Juegos Florales Centroamericanos en noviembre de 1939.

Acuña dedicó el libro La Gavilla de Ruth a la memoria de sus padres: Lic. Francisco Acuña y Adela de Acuña. Por este motivo, el poemario contiene muchos poemas dirigidos al amor, entre los poemas también se pueden mencionar: Por los niños, Poema de Quetzaltenango, El clamor de los árboles, Canto a la madre modelo, Los ojos del marinero, entre otros.

Angelina Acuña es sin duda una de las mejores escritoras representativas de Guatemala, ya que por sus versos ganó gran prestigio en el mundo de las letras obteniendo varios premios en certámenes literarios nacionales e internacionales, además de la admiración de muchos lectores, amigos y escritores.

Publicado el 08 de Agosto del 2011