Desarrolle habilidades para el siglo XXI

Desarrolle habilidades para el siglo XXI

El mundo actual es muy diferente al de hace apenas unos años. Quienes nacieron antes de 1980 (Llamados migrantes digitales) estudiaron en un sistema educativo que jamás considero cuán diferente iba a ser la vida que enfrentarían como adultos. La tecnología ha cambiado no solamente la forma de comunicarse sino también la de pensar.

Los estudiantes actuales viven en un mundo donde lo normal es compartir lo que piensan, crear material digital, hacer cinco actividades al mismo tiempo e incluso aprender por su cuenta lo que más les gusta hacer.

Ahora se necesita trabajar en equipo, tener ideas innovadoras y saber implementarlas de manera eficiente, y tener opiniones bien fundamentadas. Para ello, las instituciones educativas deben orientarse a desarrollar diferentes habilidades necesarias en la actualidad.

El modelo de habilidades del siglo XXI, creado por la sociedad para las habilidades del siglo XXI (Partnership for 21st Century Skills P21), promueve que en la educación se implemente un sistema donde, además de trabajar con contenido de diferentes materias, se desarrollen las habilidades mencionadas anteriormente. De manera resumida, las áreas en las que proponen que se debe enfocar la educación escolar son:

Asignaturas base: lectura, escritura, aritmética y temas del siglo XXI como: conciencia global, finanzas, civismo, salud y ambiente.

Habilidades de vida y carrera: flexibilidad, iniciativa, autodirección, autoaprendizaje, interacción con otras culturas, trabajo en equipo, liderazgo, manejo de proyectos e inglés.

Habilidades de aprendizaje e innovación (4c): pensamiento critico, comunicación, colaboración y creatividad.

Habilidades de información, medios y tecnología: accesar información, evaluar validez de información, crear material digital y aplicar tecnología de forma eficiente.

Si los adultos están viviendo en un mundo para el que no estaban preparados, es seguro que los jóvenes y niños verán todavía cambios más drásticos cuando se enfrenten al mundo laboral. Así que los docentes y directores deben decidir si centran su labor en llenar de datos a sus estudiantes o si les dan herramientas que les permitan convertirse en adultos productivos para la sociedad.

Colaboración: Lcda. Ana Lilia Luna, Centro de Formación Docente y Tecnología Educativa, Editorial Santillana.

Evaluación alternativa

Evaluación alternativa

A partir de los cambios en la sociedad, se propone una nueva forma de enfocar la educación. Esta debe estructurarse en torno a cuatro aprendizajes que se constituyen en los pilares de cada individuo: aprender a ser, aprender a conocer, aprender a hacer y aprender a convivir. Para alcanzar el primero, se debe lograr los otros tres.

Es por ello que las prácticas educativas han requerido un cambio de paradigma y nuevo sentido. Se busca sobre todo que se deje atrás la evaluación tradicional y que se considere una manera alternativa de evaluar. El sistema educativo de Guatemala tiene un currículo basado en competencias y que además proporciona indicadores de logro, actividades y criterios de evaluación.

En Guatemala, la evaluación esta normada en el reglamento de evaluación de los aprendizajes, que en su articulo 1 la define como: “el proceso pedagógico, sistemático, instrumental, participativo, flexible, analítico y reflexivo, que permite interpretar la información obtenida acerca del nivel de logro que han alcanzado los estudiantes en las competencias esperadas”. De tal manera que los docentes deben saber cómo evaluar estas competencias.

De allí que es necesario utilizar una evaluación alternativa. De acuerdo con la especialista Else Hamayan, citada por Silvia Lopéz Frías y Elsa Hinojosa, esta se refiere “a los nuevos procedimientos y técnicas que pueden usarse dentro del contexto de la enseñanza e incorporarse a las actividades del aula”. El objetivo es evaluar el desempeño de los estudiantes y dar oportunidades al docente de verificar que desarrollen las competencias establecidas para una determinada área.

A continuación se muestran algunas técnicas de evaluación del desempeño.

Portafolio: es la recopilación de materiales y producciones elaboradas por los estudiantes donde demuestran las habilidades y logros alcanzados.

Estudio de casos: consiste en plantear una situación real en un contexto similar al de los estudiantes que les permita la discusión y la toma de decisiones para resolverla.

Resolución de problemas: delimita un problema que se busca resolver por medio de un producto o proceso que satisfaga o resuelva la situación planteada.

Proyecto: es la planificación, organización y ejecución de una investigación o tarea que implica la realización de varias actividades para lograr cierto objetivo en un período determinado.

Texto paralelo: es material que el estudiante elabora en base a la reflexión de su experiencia de aprendizaje.

El docente debe evaluar estas técnicas por medio de instrumentos de observación: lista de cotejo, escalas de calificación o rúbricas. Con la primera puede identificar si el estudiante cumple o no con algún indicador. La escala de calificación muestra el nivel de logro del indicador y las rúbricas permiten verificar el proceso y decir cuánto le falta al estudiante para alcanzar la competencia.

Colaboración: M.A. Silvia Yela Bocaletti, Facultad de Educación, Universidad del Valle de Guatemala.

La educación para una convivencia plena

La educación para una convivencia plena

La convivencia social es uno de los escenarios más importantes de la vida. En la historia de la humanidad, tanto el hombre como la mujer han tenido que trabajar de la mano para formar, transformar y consolidar a la sociedad misma.

Lo anterior no significa que, como manifestación natural de estas relaciones, surjan desacuerdos que den lugar a conflictos interpersonales. En ese sentido, la convivencia y el conflicto pueden manifestarse en un mismo escenario social. Además se vive en una sociedad en la que la forma más común de solucionar los conflictos es por medios violentos, aún cuando estos últimos parecieran estar justificados por la falta de garantías y como respuesta a las demandas sociales a nivel nacional.

Paralelo a esto, los medio s de comunicación informan cada vez más sobre estos actos de violencia protagonizados por jóvenes niños que gestan, en los imaginarios sociales, la errónea idea de que los jóvenes están convirtiéndose en la nueva era de criminales, creando una gran paranoia social.

Pareciera que la única vía para resolver toda forma de violencia es la apuesta por la educación. Y en gran medida lo es, pues esta siempre será una respuesta clara y efectiva al combate de los grandes problemas que la sociedad enfrenta: insalubridad, desnutrición, hambruna y pobreza. La educación se convierte en una herramienta para superar el desamor, la violencia en todas sus dimensiones, la discriminación y la intolerancia.

La función de la educación es promover los valores, donde las prácticas educativas favorezcan la buena convivencia y la cultura de paz.

Para la Unesco, la cultura de paz: “es una cultura que promueve la pacificación. Una cultura que incluya estilos de vida, patrones de creencias, valores y comportamientos que favorezcan la construcción de la paz, y acompañe los cambios institucionales que promuevan el bienestar, la igualdad, la administración equitativa de los recursos, la seguridad para los individuos, la administración equitativa de los recursos, la seguridad para los individuos, las familias, la identidad de los grupos o de las naciones, sin necesidad de recurrir a la violencia”.

El manifiesto 2000-Unesco, redactada por un grupo de premios Nobel, contiene seis claves que definen la cultura de paz, siendo su objetivo: transformar la cultura de paz y de no violencia; integrando la participación de cada individuo.

Los compromisos del manifiesto son:

a) Respetar la vida y la dignidad de los demás: acabar con los prejuicios y la discriminación.

b) Rechazar la violencia: practicar la no violencia activa y rechazar toda manifestación de violencia, como la física, sexual, psicológica, economica y social, en particular dirigida a los más debiles.

c) Liberar la generosidad: compartir el tiempo y los recursos materiales para terminar con la exclusión, la injusticia y la opresión política y económica.

d) Escuchar para comprender: defender la libertad de expresión y la diversidad cultural, privilegiar el dialogo sin llegar al fanatismo o al rechazo.

e) Preservar el planeta: Usar de forma responsable los recursos de la Tierra tomando en cuenta la importancia de la vida y el equilibrio de los recursos naturales.

f) Reinventar la solidaridad: aprender a compartir la y apoyar al prójimo en sus necesidades y dificultades.

Con estos compromisos se contribuye a fomentar la cultura de paz, por lo que practicarlos en todo momento y enseñarlos a los estudiantes contribuirá a lograr una convivencia plena.

Colaboración: Secretaría de la Paz de la Presidencia de la República, 2014

Lengua de señas de Guatemala

Lengua de señas de Guatemala

Es el lenguaje propio de las personas con padecimientos auditivos y sordoceguera, así como sus familias y la comunidad en general. Su practica favorece la inclusión escolar, social y laboral de dicha población. es considerada una forma de comunicación visual y gestual que también se conoce como Lensegua o LSG. Utiliza gestos del rostro, movimientos corporales y de ambas manos. Posee la versatilidad de expresar ideas y conceptos. No es un lenguaje universal, es propio de cada país.

Aunado a la lengua de señas, estas personas deben tener acceso a un lenguaje integrado, oral y global, es decir, aprender también a hablar y a leer los labios. Se dice que este lenguaje es más antiguo que las lenguas habladas, pues antes de que se formalizaran los dialectos, la comunicación se daba por medio de señas y expresiones.

En la página de la ONU sobre la Convención Universal de los Derechos de las Personas con Discapacidad, se cita a la lengua de señas y se revela que posee todas las propiedades y complejidades propias de cualquier lengua natural oral. En la actualidad, en el Congreso de la República, se encuentra la propuesta de que Lensegua sea reconocida como una lengua más de Guatemala.

Características:

1. Tiene gramática compleja, creativa y expresiva; no es una forma de mímica o una reproducción visual de lengua oral con ejemplos gráficos.

2. Es visual y se puede referir a un contexto, nombres, verbos, acciones u otros. Con ella puede expresarse cada letra del abecedario con las manos por lo que puede expresar frases, oraciones y numeraciones.

3. Posee una sintaxis y esta obedece a los mismos principios generales de cualquier otra lengua.

4. Es una lengua ágrafa, es decir, que no se escribe; es necesario representarla de forma gráfica ilustrando los movimientos de las manos, las ideas que expresa, las palabras que representa y otras formas porque la mayoría de personas sordas leen y escriben en la lengua oral de su país.

Es importante que el docente conozca esta lengua para incluir a los niños sordos que posiblemente tenga en el aula. Existen varias formas de aprenderla: algunas instituciones y universidades imparten cursos, se pueden consultar videos y ejemplos en el portal del Mineduc, en la página de temas de Educación Especial de la Digeesp (Dirección de Educación Especial) y Asorgua (Asociación de Sordos de Guatemala) quien editó un manual de uso público.

Colaboración: Lcda. Carlota Escobar Campollo, Facultad de Educación, Universidad del Valle de Guatemala.

<!–[if !mso]> <! st1\:*{behavior:url(#ieooui) } –>

Aprendizaje significativo

Aprendizaje significativo

En el presente siglo se han dado muchos cambios tecnológicos, económicos e ideológicos, pero sobre todo una nueva visión de la educación.

Desde el conductivismo planteado por Pavlov, Skinner y Watson a mediados del siglo pasado hasta las más recientes teorías de la psicología cognitiva, el hecho educativo se ha concebido como un elemento trascendental para lograr importantes cambios individuales y sociales.

La educación de hoy requiere involucrar al alumno en su aprendizaje, así como desarrollar competencias fundamentales que le acompañen toda la vida. Por lo tanto, los estudiantes deben “aprender significativamente”.

¿Qué implica?

De acuerdo a David Ausubel, padre de esta teoría, un estudiante aprende de manera significativa cuando la nueva información se incorpora a las estructuras mentales transformando, mejorando y construyendo a partir de lo existente. esta actividad se estimula mediante actividades de anclaje, relación e interacción que planifica y diseña el maestro.

Existen dos condiciones básicas para construir significados:

1. Lo que el estudiante ya sabe

2. El deseo de aprender (motivación intrínseca)

A continuación se detallan varias ideas para que el docente logre que el alumno construya sus propios significados.

Desarrolle la lectura comprensiva (comprender es construir, no repetir)

  • Elabore guías de trabajo con estrategias antes, durante y después de la lectura.
  • Cuestione a sus alumnos siempre.
  • Enseñe el uso de organizadores gráficos para recoger información (mapas conceptuales, redes semánticas, árbol de relaciones y otros).
  • Estimule el parafraseo a manera de que expliquen conceptos e ideas con sus propias palabras.

Planifique siempre actividades para activar los presaberes sobre un tema

  • Debates, videos, discusiones grupales, organizadores gráficos, sondeos orales.
  • Responder preguntas individualmente para luego socializarlas.

Despierte la motivación

  • Hable con ellos sobre la funcionalidad de lo que aprenderán.
  • Organice actividades donde experimenten a partir de lo aprendido.
  • Involúcrelos en la evaluación de los aprendizajes.

Ideas finales que el maestro no debe olvidar

Significatividad logica

  • Pertinencia de los contenidos que estén acordes al nivel del estudiante.
  • Recordar los conceptos de la teoría zona de desarrollo real y potencial de Vigotsky.

Conocimientos previos

  • Encontrar conexiones en el sistema cognitivo que anclen con la nueva información.
  • En las aulas, el maestro debe diseñar estrategias que provoquen relaciones de anclaje.

Motivación intrínseca

  • El estudiante debe manifestar una interacción deliberada y consciente para aprender.
  • Actitud proclive al aprendizaje.

Colaboración: Lcda. Soraya Miranda de Solís, Centro de Formación Docente y Tecnología Educativa, Editorial Santillana.

Aprendizaje de la lectura a través de los sentidos

Aprendizaje de la lectura a través de los sentidos

Desde temprana edad, los niños aprenden porque establecen relaciones y encuentran elementos de comprensión y vínculos afectivos con el mundo que les rodea. Este aprendizaje natural los lleva a interactuar y a satisfacer sus necesidades de manera placentera, agradable y lúdica. Pero, al llegar al colegio, esto cambia y debe enfrentarse a actividades y ejercicios mecánicos, extensas planas o lecturas impuestas.

Los aprendizajes no pueden ser ajenos ni aislados de la realidad del niño. Por ello, la lectura debe formar parte de su vida.

El proceso de aprendizaje de la lectura y escritura debe ser dinámico, creativo y divertido. Se realizan ejercicios que estimulan el desarrollo del pensamiento divergente para que los niños busquen diferentes alternativas ante un situación dada. Esto los hará seres autónomos, seguros de sí mismos y capaces de tomar decisiones.

Los docentes de nivel preescolar se sienten cada vez más presionados por acelerar el aprendizaje en la clase. Pero antes de recurrir a las tarjetas de memoria y a los ejercicios, deben considerar la progresión natural de las capacidades de alfabetización en los niños y compartirla con los directores y padres de familia para lograr un desarrollo exitoso y su colaboración en el proceso.

Estrategias para aplicar en clase:

1. Leer, leer: la lectura en clase es el componente principal de cualquier programa de alfabetización. Los libros deben ser grandes y de alta calidad, con ilustraciones sencillas y llamativas. Antes de la narración, se debe motivar a los alumnos expresando lo fabulosa que es la historia y mostrarles la portada u otra imagen del libro para que ellos comenten sobre lo que tratará. Al leer, se recomienda señalar letras individuales para que los niños aprendan a reconocerlas y entiendan que las palabras están compuestas

de letras, siempre haciendo mención del nombre de cada letra y su sonido.

2. Representar historietas: este ejercicio desarrolla el lenguaje del niño, le permite aprender capacidades sociales y le ayuda a entender las secuencias de la lectura. Al actuar, también llega a dominar las historias en un nivel más profundo, mejorando su comprensión lectora. se recomienda hacer carteles de memoria para la presentación e incorporar títeres e instrumentos musicales.

3. Cantos infantiles: la conciencia fonémica es el conocimiento de que las palabras están hechas de letras, que a su vez están compuestas de sonido. este conocimiento también incluye escuchar versos, sonidos y combinación de letras. Es idóneo que el docente lea versos o poemas infantiles divertidos y estire la pronunciación de los sonidos de las letras que forman las palabras.

Al mismo tiempo, debe separar y juntar sus manos conforme pronuncie la palabra.

4. Juego de alfabeto: el aula debe tener variedad de materiales como pizarra, libros y rompecabezas. Entre las actividades que refuerzan el vocabulario y la motricidad están:

  • Llenar una bandeja con harina, maíz o arena y mostrarle a los alumnos cómo hacer letras con sus dedos.
  • Llenar una bolsa plástica con jarabe de maíz y añadir gotas de colorante para alimentos. Cerrar la bolsa y dibujar con el dedo las letras en el exterior de la bolsa.

5. Escritura: antes de que los niños puedan escribir, deben dominar los trazos básicos de las líneas que forman las letras. Pueden elaborarse carteles con los trazos de cada letra y escribirlos en la pizarra, armar letras trazo por trazo. Por ejemplo: para hacer una “H”, se explica que se debe hacer una línea recta de arriba hacía abajo, luego otra y por ultimo se añade un puente en el medio. Con la práctica, los niños empezarán a escribir solos.

Incorpore la escritura en cada aspecto de su día, a medida que los niños empiecen a escribir, naturalmente empezarán a leer.

Colaboración: Lcda. Magda Najarro Vega, Centro de Formación Docente y Tecnología Educativa, Editorial Santillana.

Capacitación docente para lograr aulas creativas

Capacitación docente para lograr aulas creativas

Conseguir que el paso por las aulas sea una experiencia inolvidable para los estudiantes es un reto para los docentes, sobre todo por las exigencias de una sociedad diferente y los cambios tan acelerados que se viven en el mundo. Estos resaltan la necesidad de formar personas talentosas, competentes técnicas y emocionalmente, y capaces de innovar y emprender nuevos retos.

El docente debe prepararse para mejorar su docencia e impactar en el aprendizaje de sus estudiantes. Los estudios sustentan que entre las acciones que mejoran la calidad del docente están la capacitación constante y la búsqueda de un desarrollo profesional. Un ejemplo claro es Finlandia, donde los investigadores creen que la causa principal del éxito de este sistema es la excelencia de sus maestros.

La gestión educativa no debe dejar de lado la importancia del docente, su desarrollo profesional y su continua formación y capacitación. Al contrario, esto debe ser una prioridad en las instituciones educativas. Como lo menciona la pedagoga Lea Vezub, “es necesario sentar las bases de una nueva identidad y profesionalidad. Los grandes cambios experimentados en lo social, económico, político, cultural e incluso a nivel de la vida privada de las personas, las nuevas características de los niños y adolescentes y el incremento constante de las demandas que la sociedad civil realiza a la escuela, nos obligan sin duda a redefinir el oficio del docente”.

Entonces, la capacitación y actualización son clave para responder al quehacer educativo de este siglo.

Es necesario que el docente tenga los saberes del área que imparte, de métodos y estrategias didácticas efectivas y de como evaluar formativamente, tomando en cuenta que es pieza clave en el proceso de aprendizaje.

De acuerdo a la experiencia en capacitaciones a docentes en el interior del país, dos componentes sobresalen: la necesidad de autoformación y la reflexión.

La autoformación, definida como “el poder de apropiarse de su propia formación”, no solo es un proceso individual sino también incluye la búsqueda de espacios de capacitación que desarrollen capacidades y habilidades para desempeñar de mejor forma la labor docente. Implica responsabilidad propia que lleva a una mejora, autonomía y a favorecer la reflexión sobre su práctica para mejorarla, buscando alternativas para solucionar sus dificultades. Es valido preguntarse: ¿está actividad me funciona?, o por el contrario, si la actividad no me da los resultados esperados, ¿qué debo hacer para mejorarla? Es allí donde se encuentra la riqueza para tomar las decisiones y hacer modificaciones para lograr que los estudiantes aprendan.

En los programas de capacitación, estos componentes permiten evidenciar cambios en el aula. Los docentes promueven el aprendizaje cooperativo, estimulan el desarrollo de habilidades y destrezas en sus estudiantes por medio del juego o de rincones de aprendizaje, incentivan el placer por la lectura y realizan actividades que alejan el tradicionalismo de las aulas.

Los centros educativos deben proveer a los docentes programas y oportunidades de capacitación que satisfagan las necesidades de actualización, que generen un intercambio de experiencias con otros docentes y que provean el desarrollo de competencias que mejoran las condiciones para la enseñanza y el aprendizaje en el aula, pues es allí donde se verán los frutos de la capacitación.

Colaboración: M.A. Jennifer Jhonson del Centro de Investigaciones Educativas, Universidad del Valle de Guatemala, teléfono 2202 5333

Educación Inclusiva

Educación Inclusiva

La educación inclusiva consiste en un proceso que implica distinguir y respetar la raza, género y condición social de los alumnos, de manera que todos tengan las mismas oportunidades de aprender y enfrentarse en un mundo diverso.

La inclusión permite responder a las necesidades de aprendizaje que los niños requieren, brindándoles una mejor educación. Al contar con una enseñanza inclusiva, se logra un conocimiento sin barreras ni discriminación.

Si el alumno participa e interactúa con libertad, su entendimiento será más efectivo y podrá desarrollar un pensamiento creativo y critico. Esto se debe a que el mejor aprendizaje está ligado a la confianza y autoestima, a la inserción y al reconocimiento.

Medición y reforzamiento

El docente debe evaluar de manera objetiva las habilidades de cada niño, detectando aquellas que le permitan una mejor interacción dentro del salón de clases, por ejemplo: habilidades linguisticas, de aprendizaje, motrices y conductas sociales.

Una vez definido el perfil del niño, deberá reforzar todas las actividades en conjunto a través de actividades y juegos. Tanto docentes como directivos y padres de familia deben trabajar a través de una medición individual para determinar la forma más facil de lograr que el niño se sienta parte del grupo.

Un enfoque distinto

Para que este proceso se lleve a cabo, es necesario cambiar las formas y metodologías de enseñanza dentro del salón de clases. Los contenidos y las estrategias deben enfocarse a la diversidad cultural, identidad de género y capacidades diferentes, entre otros aspectos, para generar nuevas e iguales oportunidades.

Consejos para el educador

Para incluir a todos los estudiantes dentro del proceso educativo, el docente deberá:

  • Valorar la diversidad cultural y étnica para promover la igualdad de derechos dentro y fuera del salón de clases.
  • Partir de la experiencia de los estudiantes y considerarla como parte del proceso de aprendizaje.
  • escuchar atentamente y ser un motivador en la enseñanza.
  • Romper con los estereotipos
  • Fortalecer la armonía y equidad
  • Ampliar sus capacidades a través de una buena formación
  • Tener muy claros los objetivos generales de la educación
  • Conocer el contexto y las características de su grupo
  • Medir resultados individuales
  • Enfocarse en las actividades importantes para los alumnos
  • Realizar adaptaciones curriculares de acuerdo a los intereses y necesidades de cada niño

La enseñanza, a través de la inclusión, permite construir una identidad individual y colectiva. Además agrega un valor extra al aprendizaje, el cual permite distinguir las desigualdades y trabajar por mejorar el respeto a los derechos humanos.

Colaboración: Susy Bautista, Asesora Nacional de Género e Interculturalidad, Plan Guatemala; y libro Aulas Inclusivas de Susan y William Stainback.